30.8.14

En el mercado internacional

Me está pasando algo con las series. Ya lo decía el otro día, que no me apetecía ver las que tenía en nevera, pero me animé con dos pendientes desde hace meses: una chilena y una checa (¿es checa?) que recogen momentos importantísimos de la historia de ambos países.

Desde hace menos, pero también por recomendación de @lmejino, tenía una de Brasil (ahora ya con subtítulos) que podía gustarme, así que la añadí a la ecuación. Sin ganas de 'habituales', me lancé al mercado internacional. Con diferentes resultados, eso sí. 

Empecé con la de temática fácil. O Negócio, de HBO Brasil, sobre tres prostitutas (más bien dos y luego otra, o una y luego las otras dos) que buscan renovar la profesión más antigua del mundo aplicando cuatro o cinco conceptos básicos del márketing. Es una serie chula, que mezcla una trama suficientemente sólida con cuestiones interesantes y hasta arco amoroso (hay un guapo y otro que se supone que lo es, que aunque no lo sea es mucho mejor personaje. A mí aquí, raro, me parece guapo el guapo, qué cosas) en determinados momentos. Trata el tema de 'ir de putas' con toda la naturalidad del mundo, ni se juzga (mucho) ni se evita, y hasta hacen estudios de mercado con la cuestión. Es divertida y a veces puede dar para pensar, aunque tampoco exige mucho.


Cada protagonista tiene su miga: una se enfrenta a la idea de envejecer en una profesión en la que hay cuerpazos de vértigo, otra lleva casi una doble vida para su familia y la tercera va dando tumbos desde que salió de su casa. A las tres las ponen en situaciones comprometidas a lo largo de la trama, y van saliendo como pueden. La primera temporada tiene 13 episodios, está en idioma original con subtítulos en español o doblada para el resto de Latioamérica. Uno de los episodios lo pillé así, y me resultó muy gracioso. El primero de la segunda temporada, que ya lo he visto, sigue muy en la línea, así que estoy contenta con el descubrimiento. Y ya me ha dicho @lmejino que ahora mismo es la sensación de HBO allí, así que por eso está tan a la mano. (8/10)


La segunda me apetecía menos, por la carga histórica que supone. Ecos del Desiero (que en este enlace ya resumía @lmejino de qué iba, para el blog de El Diario Vasco) habla de la Caravana de la Muerte desde la perspectiva de Carmen Hertz, abogada que perdió así a su marido, en cuatro episodios que son tremendos. Es una serie muy dura, creo, pero muy recomendable. Salen algunos de los actores de Prófugos, también. 

La serie mezcla distintas épocas, empieza unos meses antes de los primeros asesinatos y salta a los esfuerzos de Hertz para llevar la cuestión a los tribunales, desde el 85 hasta el año 2000. Y, como hacen en Cuéntame, añade archivos originales y metraje (¿de telediarios?) de aquellas épocas, al tiempo que repasa uno de los peores momentos de la historia de Chile. Por lo que he podido leer después, al margen del artículo que decía aquí, la gente estaba alucinada con la interpretación que habían hecho los actores encargados de dar vida a los miembros del ejército chileno. Es una serie que te revuelve por dentro, pero que merece la pena. (9/10). 

Y la tercera era la checa. Horící ker en su idioma original, Burning Bush en inglés y no sé cómo en español (no sé si la han pasado, si la van a dar o qué). De la que ya había hablado hace muchísimo con gente de Twitter, que se centra en las protestas contra la invasión de Checoslovaquia desde la historia de Jan Palach, uno de los primeros en liderar el movimiento. Sin embargo, el primer episodio (de una hora y veintitrés minutos de duración, ¿están locos o qué?) no me gustó y la dejé a la mitad. Una lástima.

Además, he visto el regreso de Doctor Who (serie a la que yo volvía después de Tennant, puesto que del siguiente Doctor sólo he visto el especial de Navidad) y ha sido suficientemente interesante para seguir pero aún demasiado raro. A ver qué va pasando estas semanas. 

Y una más: The Divide, con un actor que en su día interpretó a uno de los mejores sindicalistas que he visto, y una trama interesante que mezcla abogados y policías con caras conocidas. La serie, de ocho capítulos, es fácil de ver, aunque una parte de la historia a mí me interesa entre poco y nada. Como la experiencia personal cuenta mucho, me resulta pesado, irreal y también ilógico, pero tampoco estamos aquí hablando de mi libro.

Hablando de libros, ahora que me he hecho con El temor de un hombre sabio no sé si tardaré aún más en recuperar las series pendientes. Seguiré informando.

18.8.14

Lo que no estoy viendo

Llegó el día: no tengo series para ver. El último día de las vacaciones terminé Louie y no he empezado nada más. Las series del verano las dejé totalmente aparcadas y sólo tengo pendiente Rectify, que tampoco me apetece empezar. 

En el primer episodio de Masters of Sex de este año decidí que no iba a verla (paso de culebrones, en serio) y a los diez minutos de Ray Donovan me dije que no, que tampoco. Graceland, o lo poco que vi de Graceland este verano, estaba siendo un rollo y todo lo demás que ha ido empezando o no me interesaba o no tenía pensado ni verlo. 

Se acabó Longmire (qué gran final, qué último episodio...) y me puse a revisionar cosas como si no hubiese un mañana. The Office, Parks & Recreation y hasta Miranda. Así estoy que no empiezo nada más. 

Algún día tengo que abordar la primera parte del final de Mad Men, la propia Rectify y todas las series que tengo pendientes (como bien se ve en el apartado 'pendientes'), solo que ahora no me apetece. Tampoco es que las haya cambiado por películas, tampoco. 

Hace unas semanas decía en broma que a lo mejor han dejado de gustarme las series, no me he dado cuenta y por eso ya no veo nada (al menos nada nuevo), pero ¿y si es verdad? Quiero decir, aunque sea una... Pero es que ni eso. Zilch, zero, zippo, nil, null. Nada.

Si encuentro alguna, volveré para contarlo.


*No me olvidé de Happy Valley, que me encantó, ni de Halt and Catch Fire, que me gustó muchísimo (muy grande Elfo Malo), como bien me dicen en los comentarios. Aunque no quise entretenerme mucho con ellas, que ya he leído excelentes resúmenes por ahí.

18.7.14

Entre junio y julio

Hace un mes que no escribo, que ya tiene delito. ¿En qué he gastado este mes? Así de repente me vienen a la cabeza Fargo, el #Mundial2014, Gomorra y The Night Shift, así que voy a comentar cuatro cosas al respecto. 


Los titanes de Fargo
De Fargo no puedo decir mucho más de lo que todo el mundo ya ha comentado, de verdad que los análisis que he leído han sido muy acordes con lo que todos hemos visto: una de las mejores series del año, o quizá la mejor. Digo quizá porque este año, más que otros, me he perdido muchísimas (decisión propia) y no he visto casi estrenos. Todos sabéis qué sitios hay que leer para encontrar geniales aportaciones de lo que fue la otra vida del bueno de Martin Freeman para nosotros, no voy a venir a descubriros nada, y menos ahora que han pasado varias semanas desde que acabase. Varios análisis interesantes: aquí, también aquí y este otro [de @averseries, @tvspoileralert y @VictorMGonz]

Yo le doy un 10, y tan feliz. 

Del #Mundial2014 no pega mucho hablar en este espacio... pero resulta que los partidos de la noche le quitaron el sitio a las series durante un mes. Y yo encantada, no lo voy a negar. Ha sido el mundial de las prórrogas, el del Brasil decíme qué se siente, el de las largas charlas de Twitter y el de Alemania. De principio a fin: justísimo y gran campeón. 
Götze, partiendo la pana

Y llegamos a las otras pocas cosas que he ido viendo estas semanas, en las que he acumulado tres episodios de Graceland y Longmire, no he empezado Masters of Sex ni Ray Donovan y estoy haciendo, sin saber muy bien el motivo, la enésima revisión de The Office. He llegado a la horrible séptima temporada y otra vez me doy cuenta de que aguanté por lo que aguanté y que hice bien marchándome casi al final de ese año. No era una serie para mí después de eso, a pesar de todo lo que me dio en los primeros años. 

Pues eso, que he visto Gomorra: La Serie. Que me ha gustado, y tiene un 7 que parece mucho pero un 6,5 creo que es demasiado poco (si me explico). No he visto la película ni tampoco leí el libro, aunque sí conozco la historia (vida) de periodista que lo hizo posible. La serie me gustó, de verdad, y aunque no la comparé, mientras la estaba viendo no pude dejar de acordarme de Romanzo Criminale. Qué le vamos a hacer. 


Ciro y Gennà, dos de los protas de Gomorra
El argumento es sólido, pero... ¿resultadista? Lo digo porque yo, que ni sabía del libro ni sabía de la película ni controlo de la Mafia ni de la Camorra ni de nada de todo eso, veía con bastante margen lo que iba a ir pasando. En los primeros 4 episodios calcadas todas las muertes (no es spoiler: es una serie de la Mafia. queramos o no, una parte del argumento es que se muera alguien. O muchos), el episodio diez es de manual (y una chapa) y el once más de lo mismo, la misma chapa. Los dos últimos sí me gustaron mucho más, aunque el final... No puedo decir nada, porque con sólo mencionar de qué película me acordé ya estoy dando el GRAN spoiler de la serie.

La serie ha sido alabada por la crítica y en general los comentarios de la gente que sabe de esto (no es un farol, es algo que de verdad creo) la ha puesto por las nubes con conocimiento de causa, explicando a sus lectores que la fotografía, el clima, la narrativa, el trabajo de la cámara... es también importante y por eso es tan sensacional. Yo no llego a tanto, también por desconocimiento, así que me tengo que conformar con que parezca que soy una 'hater' porque no he dicho que es maravillosa. De hecho ya tuve el típico comentario de Twitter "¿sabes que eres la única a la que no le gusta?" y tal. 


The Night Shift: guapos y guapas
Con mucha más libertad puedo hablar de The Night Shift, la serie trash del verano que ha sido un culebrón en toda regla y que, lógicamente, volverá el año que viene. Esta no es la 'serie buena que llega sin que lo esperes' (que el año pasado fue Graceland), no. Parece el típico culebrón con pintas y vaya si lo es. Cumple con creces y, en serio, te hace replantearte cómo es que en tus horas de trabajo no te dedicas a solucionarle la vida a un compañero, a un jefe o a, yo qué sé, uno que entra por la puerta así random que lo más probable es que tenga un issue con alguno de los que trabaja contigo. 

En esta serie hay un hospital y los protagonistas trabajan en el turno de noche. La mitad de los doctores son del Ejército y se conocen (o tienen relación o exrelación o un secreto muy muy grande), los médicos nuevos son listísimos y súper seguros de sí mismos y el jefe de toda la banda se pasa la noche allí metido, con su issue y con su traje impecable porque eso es lo que hacen los jefes normalmente: pringar en un turno de noche. Sí. 

¿Qué más? Ah! Hay una psicóloga con issues (todos tienen, no la voy a poner a ella de peliculera, aunque sea la latina guapa con un pasado oscuro) que se dedica a dar consejos a todo el mundo al margen de su curro, así de madrugada, un guapo que es el típico broncas y un guapo que es el típico perfecto. Luego hay otro guapo, el del secreto grande, y una guapa y otro guapo por ahí mezclados. Está el asiático, que es el gracioso y el eficaz del grupo, pero no guapo ni irresponsable, y la jefa de todo, que es la guapa eficaz metepatas con otros issues relacionados (o no) con el guapo broncas. Y todo esto mientras están trabajando en el turno de noche de Urgencias de un hospital, lo más normal de este mundo. 

Cada episodio es mejor que el anterior. Si en uno hay una que se cree que está embarazada en otro hay una chavala que se traga tenedores (issue relacionado con una de las guapas) y en otro está lo del tío con el secreto y el Ejército, en otro le hacen un baile a uno y en otro ¡oh no! hay un accidente muy muy gordo cuando tres de los doctores se están jugando el cuello en el piso de arriba. Un locurón, en definitiva. Y allí que voy a estar para la segunda temporada, no vaya a ser. Le doy un 7 en comedia, sin duda. No la valoro en drama porque eh, es una serie del verano, que busca entretener y vaya si entretiene. 

En esto, en cuanto a series, he gastado este último mes. Tengo bastantes cosas por delante pero este año ni me he planteado una serie gorda pendiente (no sé si tengo) ni haré revisiones como acostumbraba. Este año tengo bastantes series en emisión como para andar con eso. A ver qué va cayendo. 


Material extra: 
En el último episodio de la primera temporada del podcast de Los Reyes Catódicos salí con @noeliaroalvarez y @todosobreseries (el amigo Juan) para hacer un resumen divertidísimo de la temporada seriéfila. Grandes momentos, y muy agradecida de que se tuviese en cuenta mi opinión, un tanto reducida por lo que ya comenté de la falta de series nuevas. 

Y en este espacio de la revista Zapping Magazine han dejado que en este número de julio cuente qué series veo, por qué las veo y cuáles son mis personajes favoritos y tal. Quedó muy chulo, la verdad.