10.4.14

Pandilla de educadores*

Me encanta este chaval. Me parece un fuera de serie y me recuerda al típico amigo que de verdad hace gracia sin esforzarse demasiado. Es agudo, mordaz, irónico, guapo a rabiar... Y encima vive obsesionado con Mumford and Sons

Lo tiene todo, y además de ser uno de los mejores personajes de Fresh Meat, el penúltimo descubrimiento seriéfilo, escribe y protagoniza Bad Education. Hace de Alfie Wickers, un profesor que por momentos recuerda a ese gran JP que nos brinda en FM, pero al que aquí la estela de perdedor no sólo le persigue, sino que le gana y le engulle. Casi en cada episodio. Es un poco pagafantas y cualquier alumno se ríe de él, pero a medida que avanza la serie vemos cómo es capaz de hacer cualquier cosa por su clase, y la clase por él. Se mete en líos con frecuencia y como docente deja mucho que desear, pero al final es lo de menos (?). 

Sentado en la mesa, Mitchell. Le siguen
Stephen, Chantelle, Rosie, Fraser,
Rem Dogg y Joe, con ese pelo. En el suelo, Jing y Alfie. 
Los secundarios de esta serie son un lujo (en la foto sólo falta la señora que en la vida real tiene de marido a Jack Davenport. Que es la sargento del colegio) y están piradísimos en su mayoría. A saber:

28.3.14

¡Alto, policía!

Brooklyn Nine-Nine ha sido LA serie de la temporada. El miércoles (en mi tele compite con Person of Interest, en temporadón as usual, y con Justified, en el top 5 ever) se nos acabó la primera temporada, y ha sido sensacional, del primero al último. 

De hecho, era la única que tenía apuntada en un principio para la nueva temporada, intuía que no me iba a decepcionar y con un resumen de poco menos de tres minutos me convencieron. Ya se intuía, ahí, quiénes iban a ser los GRANDES (así en mayúscula) del reparto. Ahora, una temporada después se ve que era evidentísimo.

Me enteré de la serie cuando supe que el prota, Andy Samberg, dejaba SNL. Uno de mis favoritos junto a Jason Sudeikis y Seth Meyers y Bill Hader y... Recuerdo ir a IMDB (where else?) a saber en qué proyecto se metería y apuntar la serie en mi documento de Word del 'calendario semanal, wishes y películas', para tenerla en cuenta. 


10.3.14

A falta de pan...

Un #problemadelprimermundo es tener que estar una semana sin ordenador. Que se estropee sin que sepas el motivo y que el Roy de turno no te pueda garantizar, por teléfono y antes verlo, si tendrás acceso a tu contenido previamente almacenado. De cualquier tipo, quiero decir. 

Hasta que te lo devuelven de la tienda sano y salvo, los días son interminables, el desasosiego infinito, la intranquilidad una pesadilla... Y desde el punto de vista de los visionados de series, no os quiero ni contar. Toda la semana a remolque, sin saber qué ver o qué buscar de nuevo just in case. ¡Qué agonía! Menos mal que a Twitter sí podía acceder (aunque de forma limitada, pero eso es historia para otro blog que no existe) y que llegaron recomendaciones para salvarme la semana. Explico cómo fue:

Hace unos días, o igual más, @BabyCatFace_ habló de una serie de la que @Mobius87 escribió aquí en su blog. Una más, brother. Es Fresh Meat, que tiene tres temporadas de momento. Vi la primera en dos días, una pasada. Como ya hace @Mobius87 el resumen, me quedo aquí. Que ya cuenta él muy bien de qué va y cómo es que mola tanto. Bueno, sí puedo decir que los personajes son sensacionales, que todos tienen mucha miga y que cuando piensas que adoras a uno llega otro y se pone delante con la historia de ese día. Y estoy deseando seguir con la segunda, a ver qué les pasa. 



La otra es The Slap. La conocía, pero la había olvidado (por una de las protas y su pasado en Alias), y el otro día encontré de casualidad una conversa entre @torpedama y @lmejino en la que hablaban de ella. Les pregunté y que si, que podría ser para mi. Justo ese día leí el artículo de Casciari y lo interpreté como otra señal más para encontrarla. Me puse y vi dos episodios. Qué pasada de planteamiento, qué complejidad y qué difícil de mantener el ritmo narrativo (hablo como si supiera, ¿eh?), y qué alegría mi reencuentro con el prota, Jonathan LaPaglia, al que conocí en una serie que solo debíamos de ver las familias de los que salían y yo, allá por 1996. Aquí la echaron en La1, pero no entera. Sombras de Nueva York, se llamaba. Qué recuerdos.

Pero "al lío" -que de hecho era la frase que siempre decía uno de los que salía en Sombras de Nueva York-, que The Slap es muy interesante, y como solo son ocho capítulos pinta rápida de ver. Que me intriga mucho lo que va a pasar y cómo, y que me gustan los personajes. Más o menos, la chica que estropeó Alias me sigue dando la misma mala sensación. 


mi amiga Melissa, ahí la tenéis
Ahora, y si es que tengo que volver a separarme más de una semana de mi ordenador por causas ajenas a mi voluntad, estaré más tranquila. Si me quedo sin cosas para ver, siempre habrá quien pueda decirme otras nuevas. Aunque me quedará la duda de saber qué podría haber visto en caso de decidir yo. Dos tortas tan estupendas para la semana, ya podían ser todas así.