9.10.14

Conduce con cuidado, amigo

Me cae bien David Morrisey. Trato de verlo en casi todo lo que hace porque me parece hasta buen actor, pero me da la sensación de que voy a tener que empezar a llamarle Hombre Previsible. A lo mejor es que las dos últimas historias en las que salía lo eran y no hay demérito ni en su interpretación ni en el guión, o a lo mejor es que he visto tanto... (Ja ja ja, seguro que esto no es).

Acabo de terminar The Driver, una serie de tres episodios en la que salía con Ian Hart y un puñado de actores ingleses de esos que te suenan siempre. La serie es interesante y está hecha bien, creo, pero es tan previsible... Sólo me ha llevado tres horas terminarla, cosa que es de agradecer, pero no sé si es que es muy intensa y al final desconectaba o qué. 


BBC
Morrisey es el protagonista, Vince. Conduce un taxi y de repente un día (todo pasa rápido, que son tres episodios) un antiguo amigo (Hart) le localiza y se meten en una historia turbia con uno que se hace llamar The Horse (le tiene así en el móvil registrado, muy loco todo) que es un mafioso de la leche. Mientras, en casa de Vince nada va bien: la mujer pasa de él todo lo que puede y más, la hija más de lo mismo y del hijo poco se sabe. En el trabajo las cosas mal también: le roban varias veces, le ponen el coche perdido, el jefe es un raro de buen fondo, hay un compañero que todo el tiempo habla de citas por internet, se deja el coche a la mínima... Y a todo esto hay que añadirle una salsa de acentos tremendos: el de Vince, el del Horse ese, el del compañero, el inglés macarrónico del jefe, el de Hart (¡tela marinera el de este!)...

En el primero cuentan la historia, en el segundo la ponen guapa y en el tercero la liquidan. Sota, caballo y rey. No es mala, ya digo, pero seguro que hay cosas mejores y menos predecibles. Como curiosidad, una de las escenas es en el mismo sitio que una de las más míticas de Life on Mars. Al fin y al cabo se supone que las dos historias son en Manchester. (6/10)

Macedonia de series: Aparcadas Mad Men y Rectify hasta tener mejor (peor) cuerpo para ellas, quiero cosas ligeras tipo Forever e historias como Gotham, que es menos de lo que prometía y que voy a ver pase lo que pase. No puedes juntarme a esos dos y pretender que haga la vista gorda, aunque sólo fuera por respeto a sus series anteriores (¡que vuelva Terriers!). Brooklyn 99 ha vuelto genial, como The League, y PoI sigue siendo LA serie de mi semana. Todavía no se ha acabado O Negocio, la brasileña sin subtítulos (odisea de las bonitas, ¿no es?) y hay dos más: Doctor Who, que va entrando, y Bad Education, que sirve para cubrir ausencias. Sé que me estoy perdiendo mucho y bueno, pero...

16.9.14

Partido a partido

Como siga así dentro de cuatro días tendré que empezar a inventarme series de las que hablar. Es verdad que a esa apatía no le ayuda en nada el calendario, con todo por empezar, pero tampoco hago yo mucho porque desaparezca. 

Con la mitad de las cosas que espero a una semana vista, sigo sin haber cumplido con los objetivos del verano (no mucho: Rectify, Mad Men, el final de Treme...) y me he metido de lleno a revisionar.... Friday Night Lights. Una serie de gente apasionada, intensa y muy fan de lo suyo, en la que puedes abstraerte de todo porque, siendo serios, sus vidas molan pero, por lo menos a mí, no me tocan en nada. Yall (tengo el récord en tres episodios seguidos porque ese acento me carga lo que no está escrito) clean eyes, full hearts, can't lose

La serie me parece que tiene su miga, a excepción de la flojísima segunda temporada. Y sigo pensando, y lo pensaré siempre, que hay personajes infumables e insoportables que en esta revisión pasan por mi tele sin pena ni gloria. El tal Smash (con lo grande que es su madre Corrina, por favor), los perfectos pesados Lyla Garrity y Street (que sólo molan cuando Tim Riggins se dirige a ellos para algo) o Julie Taylor que en fin. Los mocitos y mocitas de las últimas temporadas pues bueno, aunque las historias se hacen querer y al final como bloque funciona más o menos bien. Y si no hubiese alguien al que no soportar, no sería yo ni estaría disfrutando una serie. Siempre tuve claro que los que partían la pana, al margen de los Taylor, eran el propio Riggins, Saracen y Tyra. Landry también es sensacional, y hasta Buddy Garrity y Billy Riggins. En fin, ya sabéis.


Soy muy fan de 33 en su vehículo
Estoy ya en la tercera temporada y supongo que terminaré de verla de nuevo antes de entrar en faena con Person Of Interest, Brooklyn Nine Nine y 'todo' eso que tengo apuntado para ver este trimestre. A la vez voy viendo el fantástico regreso de The League (qué grandes son, qué falta nos hacía su vuelta) y la interesante y a la vez divertida Garfunkel & Oates

Últimamente estoy leyendo mucho, quizá me da por hacer resúmenes de libros. Nunca se sabe. Can't lose.